Padecimientos

INCONTINENCIA FECAL

INCONTINENCIA FECAL

¿Qué es la incontinencia fecal?

Es la perdida en la habilidad para controlar el paso de gases y heces de manera voluntaria.

¿Cuáles son los principales signos y síntomas?

Los síntomas varían desde dificultad leve a moderada para controlar la salida de gases, heces liquidas o formadas hasta la perdida grave en el control de las heces.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Se requiere realizar una historia clínica general, un examen físico de la región anal el cual se puede complementar con la realización de un ultrasonido endoanal y con otros estudios para evaluar la función de los músculos y nervios encargados del control de las heces fecales como son una manometría anal y/o una latencia de nervios pudendos.

¿Cómo debe ser el cuidado de la enfermedad?

Se debe realizar un cambio en la dieta sobre todo evitar alimentos que causen diarrea en el paciente. Consumo de fibra para aumentar la consistencia de las heces. Mantener el control adecuado de las enfermedades de base que tenga el paciente. Es de suma importancia mantener un buen aseo y cuidado de la región anal para evitar irritación.

Principales dudas en consultorio.

¿La incontinencia fecal se puede controlar?

La gran mayoría de las causas de incontinencia fecal tienen un buen control con medidas generales y tratamiento médico, algunas otras requieren cirugía y otras requieren combinación de ambas.

¿Qué causa la incontinencia fecal?

Hay muchas causas de la incontinencia fecal, pero en general las causas más frecuentes las podemos dividir en causas traumáticas y causas no traumáticas. Las causas traumáticas pueden ser por antecedentes de cirugías en la región perianal o lesiones en la región anal. Las causas no traumáticas tienen un componente degenerativo como el envejecimiento y enfermedades crónicas como la diabetes.

CONDILOMAS ANALES

CONDILOMAS ANALES

¿Qué es el condiloma acuminado?

Los condilomas son causados por el virus del papiloma humano (VPH), el cual es transmitido de persona a persona por contacto directo, y es considerado una enfermedad de transmisión sexual (ETS).

¿Qué causa los condilomas anales?

El condiloma acuminado, es una condición que afecta el área perianal y genital. Estos condilomas anales aparecen como pequeñas verrugas que pueden aumentar y expandirse hasta cubrir toda el área anal. Usualmente no son dolorosas y pueden esconderse dentro del canal anal. Algunos pacientes presentan síntomas como comezón, incomodidad, sangrado, descarga mucosa y/o sensación de cuerpo extraño en el área anal.

¿Los condilomas anales siempre tienen que ser removidos?

Usualmente sí. Si los condilomas no son removidos, pueden crecer y multiplicarse. Además de existir un mayor riesgo de cáncer en la zona afectada.

¿Qué tratamientos están disponibles?

Los condilomas pequeños y planos en la piel perianal pueden ser tratados con medicamentos tópicos o cremas, así como nitrógeno líquido que las congela. Algunas veces se requiere cirugía para remover las lesiones, es efectiva y provee resultados inmediatos. Se recomienda hacer exámenes en busca de enfermedades de transmisión sexual (como el VIH) dependiendo de los factores de riesgo o de otros síntomas.

¿Cuánto tiempo perderé del trabajo después del tratamiento quirúrgico?

La mayoría de la gente se siente incómoda por algunos días después de la cirugía, todo depende de la extensión de la enfermedad.

¿Qué se puede hacer para evitar contagiarse con condilomas nuevamente?

En algunos casos las verrugas pueden volver repetidamente después de haber sido removidas con éxito, por que el virus que las causa persiste de forma latente en los tejidos del cuerpo. La abstinencia sexual, el uso de preservativo o contacto sexual limitado a un solo compañero reducirá pero no eliminara completamente el riesgo de exposición al virus que causa los condilomas.

ENFERMEDAD HEMORROIDAL

ENFERMEDAD HEMORROIDAL

¿Qué son las hemorroides?

Son cojinetes compuestos de vasos sanguíneos prominentes alrededor del ano y el recto. Hay dos tipos de hemorroides: externas e internas, de acuerdo a su ubicación.

Hemorroides externas (afuera).

Se desarrollan cerca del ano y están cubiertas por piel muy sensible. Usualmente no provocan dolor. Sin embargo, si un coágulo de sangre (trombosis) se desarrolla en una hemorroide externa, se convierte en una masa dolorosa y dura. Las hemorroides externas pueden sangrar si se rompen.

Hemorroides internas (dentro).

Se desarrollan dentro del ano. Pueden provocar hemorragia sin dolor y protrusión durante las evacuaciones. Sin embargo, una hemorroide interna puede causar dolor severo si está completamente "prolapsada" – cuando se exterioriza y no puede ser regresada hacia el interior.

¿Qué causa hemorroides?

La causa exacta es desconocida, la postura erguida de los seres humanos contribuye. Otros factores son: envejecimiento, estreñimiento crónico o diarrea, embarazo, herencia, esfuerzo durante la defecación, uso excesivo de laxantes o enemas, pasar largos períodos de tiempo (la lectura) en el inodoro.

¿Cuáles son los síntomas?

Si nota cualquiera de los siguientes, usted podría tener hemorroides: sangrado durante la defecación, protrusión durante la defecación, picazón en la zona anal o dolor.

¿Cómo se tratan las hemorroides?

Los síntomas leves pueden aliviarse con frecuencia al aumentar la cantidad de fibra (frutas o verduras) y líquidos en la dieta, eliminar esfuerzos excesivos y el baño de asiento.

En casos de dolor severo de una trombosis hemorroidal, se puede optar por eliminar la hemorroide que contiene el coágulo con una pequeña incisión, bajo anestesia local en forma ambulatoria.

Hemorroides severas pueden requerir un tratamiento especial, muchos de la cuales se pueden realizar en forma ambulatoria: ligadura, coagulación, hemorroidectomia o grapeo.

¿Producen cáncer?

No hay ninguna relación entre las hemorroides y el cáncer. Sin embargo, el sangrado también se presenta en el cáncer colorrectal y de otras enfermedades del sistema digestivo. Por lo tanto, es importante que todos los síntomas sean investigados por un médico especializado.

CÁNCER COLORRECTAL

CÁNCER COLORRECTAL

¿Qué es el cáncer colorrectal?

Es el tercer tipo de tumor maligno más común en hombres y mujeres, puede presentarse en cualquier parte del intestino grueso o el recto. Es más común en mayores de 40 años, pacientes con historia familiar de cáncer colorrectal, múltiples pólipos colónicos, enfermedad inflamatoria intestinal o cáncer en algún otro órgano, especialmente de mama o cervicouterino.

¿Cuáles son los síntomas?

Suele no producir síntomas en etapas tempranas. El síntoma más común es el cambio en el hábito intestinal, como estreñimiento, diarrea o heces con sangre; en casos avanzados puede existir pérdida de peso no deseada, dolor abdominal o heces delgadas.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Es necesario una adecuada historia clínica y revisión física, en la cual se debe de incluir un examen rectal, una rectosigmoidoscopía y la colonoscopía que visualizan el resto del colon.

¿Cómo se estudia?

Una vez realizado el diagnóstico se debe medir un marcador llamado antígeno carcinembrionario (ACE) y realizar estudios como tomografía (TAC) de abdomen, pelvis y tórax así como resonancia magnética o ultrasonido de recto en cáncer rectal.

¿El cáncer colorrectal puede prevenirse?

El cáncer de colon y recto pueden prevenirse. El paso más importante a la prevención es la realización de una colonoscopía temprana a partir de los 50 años en pacientes sin factores de riesgo.

¿Cuál es el tratamiento?

Se debe remover por completo junto a los ganglios linfáticos, esta puede realizarse de forma abierta o laparoscópica o en ciertos casos a través del ano. Además de la cirugía y de acuerdo a la progresión de la enfermedad puede ser necesario quimioterapia (QT) o radioterapia (RT) antes o después de la cirugía.

ENFERMEDAD DIVERTICULAR

ENFERMEDAD DIVERTICULAR

¿Qué es la enfermedad diverticular?

La enfermedad diverticular es la presencia de protrusiones saculares en el colon. En el 10-20% de las ocasiones los divertículos pueden inflamarse y condicionar un proceso de diverticulitis. Los síntomas más comunes son: dolor en el abdomen, escalofríos, fiebre y cambios en la defecación. Los síntomas más intensos se relacionan con complicaciones graves como perforación (ruptura), formación de abscesos o fístulas (una conexión anormal entre el colon y otro órgano o la piel).

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA ENFERMEDAD DIVERTICULAR?

La causa de la diverticulosis y la diverticulitis no se conoce con precisión, pero es más común en las personas que consumen una dieta con bajo contenido de fibra. Se cree que consumir una dieta baja en fibra durante varios años crea mayor presión en el colon y forma bolsas o divertículos.

¿CÓMO SE TRATA LA ENFERMEDAD DIVERTICULAR?

Consumir más fibra alimenticia (granos, legumbres, verduras, etc.) y, a veces, limitar el consumo de ciertos alimentos reduce la presión en el colon y puede disminuir el riesgo de complicaciones debidas a la enfermedad diverticular.

La diverticulitis necesita un control distinto. Los casos leves pueden ser tratados con antibióticos orales, restricciones alimenticias y, posiblemente, con ablandadores fecales. Los casos más graves necesitan hospitalización con antibióticos por vía intravenosa y restricciones alimenticias. Los ataques más agudos pueden aliviarse con estos métodos.

La cirugía se reserva para los pacientes con diverticulitis recurrente, complicaciones o ataques graves cuando hay poca o ninguna respuesta al medicamento. También se requiere cirugía en las personas que presentan una sola hemorragia grave debida a la diverticulosis, o con hemorragias recurrentes.

El tratamiento quirúrgico de la diverticulitis elimina la parte enferma del colon, más comúnmente, la parte izquierda o colon sigmoide. El colon se conecta de nuevo con el recto. La recuperación completa es factible. El funcionamiento normal del intestino se reanuda en unas tres semanas. En las cirugías de emergencia, los pacientes necesitan una bolsa temporal de colostomía.

Enfermedad de Pilonidal

Enfermedad de Pilonidal

La enfermedad pilonidal es una infección crónica de la piel en el pliegue de las nalgas cerca del cóccix (coxis). Es más común en los hombres que las mujeres y ocurre con mayor frecuencia entre la pubertad y la edad de 40 años. La obesidad y el pelo grueso y rígido del cuerpo hacen a las personas más propensas a la enfermedad pilonidal.

La enfermedad pilonidal afecta el área de las nalgas. Se muestran dos pequeñas aberturas.

CAUSAS

Los vellos a menudo crecen en la hendidura entre los glúteos. Estos folículos pilosos pueden infectarse.

SÍNTOMAS

Los síntomas pueden variar de muy leve a severo. Los síntomas pueden incluir:

  • Pequeño hoyuelo
  • Masa dolorosa grande
  • Drenaje líquido, nublado o sangriento del área afectada
  • Si está infectado, el área se vuelve roja, drena pus y huele mal, además de que el paciente puede presentar fiebre, náuseas o vómitos.

TIPOS DE ENFERMEDAD

Casi todos los pacientes tienen un episodio de absceso agudo (el área está hinchada, roja y drenaje de pus). Después de que el absceso se resuelve, muchos pacientes desarrollan una cavidad pilonidal. Es una cavidad debajo de la superficie de la piel que se conecta al exterior a través de una o más aberturas pequeñas. Algunos tractos sinusales pueden resolver por sí mismos, sin embargo, la mayoría de los pacientes necesitan una cirugía menor para eliminarlos.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico suele ser confirmado por un médico que examina el área.

TRATAMIENTO

El tratamiento depende del modelo de enfermedad. El tratamiento primario para un absceso agudo es el drenaje. Se realiza una incisión que permite el drenaje del pus, reduciendo la inflamación y el dolor. Este procedimiento generalmente se puede realizar en la consulta de un médico bajo anestesia local.

TRATAMIENTO

El tratamiento depende del tipo de enfermedad. El tratamiento primario para un absceso agudo es el drenaje. Este procedimiento generalmente se puede realizar en la consulta de un médico bajo anestesia local. Las infecciones complejas o recurrentes deben ser tratadas quirúrgicamente, ya sea por escisión o apertura de las cavidades sinusales.

ESTREÑIMIENTO

ESTREÑIMIENTO

El estreñimiento es una queja común. La mayoría de las veces, es simple de prevenir y fácil de tratar. Rara vez, puede ser un signo de un problema más grave que requiere tratamiento médico.

FUNCION NORMAL DEL INTESTINO

El colon (intestino grueso) almacena, procesa y elimina los desechos fecales. También absorbe un poco de agua y electrolitos. El recto (la sección inferior del colon) almacena los desechos fecales antes de salir por el ano. El rango de la función intestinal "normal" varía mucho de persona a persona. La creencia de que uno debe tener una evacuación intestinal todos los días es inexacta. Esto a menudo conduce a la preocupación innecesaria e incluso el uso indebido de laxantes. En términos generales, las evacuaciones intestinales deben:

  • Ocurrir al menos una vez cada tres días
  • No exceder más de tres por día
  • Pasar con facilidad y no requiera esfuerzo excesivo
  • Resultar en una sensación de eliminación completa

SÍNTOMAS

Dada la amplia gama de función intestinal normal, la sensación de estreñimiento varía de persona a persona. Un cambio en su patrón habitual puede indicar que usted está estreñido. Los síntomas del estreñimiento suelen ser aliviados por tener una evacuación intestinal. Los síntomas incluyen:

  • Evacuaciones intestinales poco frecuentes
  • Heces duras o pequeñas
  • Heces difíciles de pasar que requieren esfuerzo y pueden causar dolor
  • Movimientos intestinales incompletos con una sensación de "todavía necesita ir"
  • Sensación de hinchazón
  • Náusea leve o calambres abdominales

CAUSAS

Muy a menudo, el estreñimiento se debe a una combinación de cualquiera de estos tres factores:

  • Una dieta baja en fibra
  • Ingesta inadecuada de líquidos
  • Falta de actividad física o ejercicio

Otras causas incluyen:

  • Condiciones médicas como diabetes, síndrome del intestino irritable, hormona tiroidea baja (hipotiroidismo), depresión y otras enfermedades menos comunes.
  • Medicamentos recetados para el alivio del dolor, presión arterial alta, antidepresivos, fármacos psiquiátricos y antiácidos.
  • Enfermedades inflamatorias del intestino como diverticulitis o enfermedad de Crohn que causan excesiva cicatrización y estrechamiento.
  • Tumores o crecimientos en el colon que físicamente bloquean el intestino.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

Generalmente, el estreñimiento puede prevenirse manteniendo una buena salud intestinal. Esto incluye seguir una dieta saludable, beber bastante líquido y actividad física regular. Los siguientes consejos pueden reducir la posibilidad de estreñimiento.

Consejos de prevención

  • Coma de 25 a 35 gramos de fibra por día
  • Elija panes integrales, cereales y barras de fibra, frutas y verduras frescas
  • Beba de 6 a 8 vasos de agua al día
  • Haga ejercicio con regularidad (como caminar enérgicamente 30 minutos al día)

Tratamiento

Consulte con a su médico antes de tomar laxantes. Hay muchos laxantes sin receta disponibles en supermercados y farmacias. Los laxantes ayudan a aliviar el estreñimiento, pero funcionan de diferentes maneras. Pueden necesitar ser tomados sobre una base regular para el alivio eficaz del estreñimiento crónico.

CUANDO VER UN MÉDICO

Programe una cita con un médico tan pronto como sea posible si el estreñimiento es:

  • Recurrente y persistente
  • A largo plazo, pero más frecuente o severo
  • No controlado aunque usted ha seguido los consejos de prevención
  • Asociado con un cambio en los hábitos intestinales normales (tales como heces estrechas o sueltas)
  • Asociado con pérdida excesiva de peso o sangrado rectal
Fisura Anal

Fisura Anal

El canal anal es un pequeño tubo que conecta el recto (la parte mas inferior del colon o intestino grueso) con el orificio del ano. Está rodeado de un aro de músculo que se llama esfínter anal. Una fisura anal es un pequeño corte o abertura en el revestimiento del canal anal. Las fisuras son comunes, pero a menudo se confunden con otras enfermedades anales, tales como las hemorroides.

Causas de la fisura anal

Las fisuras son causadas generalmente por un traumatismo en el revestimiento interior del ano debido a un movimiento intestinal u otra dilatación del canal anal. Esto puede ser debido a una evacuación dura, seca o evacuaciones sueltas y frecuentes.

Síntomas

Las fisuras anales suelen causar un dolor agudo que se inicia con el paso de las heces. Este dolor puede durar varios minutos o unas pocas horas. Como resultado, muchos pacientes tratan de evitar movimientos intestinales para prevenir el dolor.

Otros síntomas incluyen:

  • Sangre roja brillante en el papel higiénico o en las heces después de una deposición
  • Un pequeño bulto en la piel cerca de la fisura

El tratamiento incluye:

  • Una dieta alta en fibra y suplementos de fibra
  • Ablandadores fecales
  • Beber más agua.
  • Baños de asiento
  • Las cremas anestésicas locales
  • Los medicamentos para relajar los músculos del esfínter anal

Tratamiento Quirúrgico

Aunque la mayoría de las fisuras anales no requieren cirugía, las fisuras crónicas son más difíciles de tratar y la cirugía puede ser la mejor opción. El objetivo de la cirugía es ayudar a relajar el músculo del esfínter anal, reduciendo el dolor y los espasmos, lo que permite que cicatrice la fisura. Las opciones quirúrgicas incluyen la inyección de toxina botulínica (Botox) en el esfínter anal o división quirúrgica de la parte interna del esfínter anal (esfinterotomía lateral interna).

Absceso y Fístula anal

Absceso y Fístula anal

Un absceso anal es una cavidad infectada llena de pus cerca del ano o el recto. Hay varios tipos de abscesos dependiendo de donde se formen en relación al recto y al ano:

Una fístula anal es un pequeño túnel que se origina desde una abertura dentro del canal anal y termina en una abertura exterior cerca del ano. Una fístula anal es con frecuencia el resultado de un absceso anal anterior. Hasta el 50% de las personas con un absceso desarrollan una fístula. Sin embargo, una fístula también puede ocurrir sin un absceso.

Causas

El canal anal tiene unas pequeñas glándulas. Si las glándulas en el ano se obstruyen puede dar lugar a una infección. Cuando la infección es grave, es frecuente que se produzca un absceso. Las bacterias, las heces o materias extrañas también pueden obstruir las glándulas anales y causar un absceso.

Síntomas

Un paciente con un absceso puede tener dolor, enrojecimiento o hinchazón alrededor del ano o canal anal. Otros síntomas comunes incluyen sentirse enfermo o cansado, fiebre y escalofríos. Los pacientes con fístulas tienen síntomas similares, así como el drenaje de un orificio cerca del ano.

Diagnóstico

La mayoría de los abscesos o fístulas anales se diagnostican y se tratan de acuerdo con los hallazgos clínicos.

Tratamiento

La mayoría de los abscesos requieren tratamiento quirúrgico. Es importante que el cirujano esté muy familiarizado con el tratamiento de abscesos y fístulas. Los cirujanos de colon y recto son expertos en esta área. Para la mayoría de los pacientes, un absceso puede ser drenado quirúrgicamente a través de un procedimiento simple. Se hace una incisión en la piel cerca del ano para drenar la infección.

La cirugía es casi siempre necesaria para el tratamiento de una fístula anal. En muchos pacientes, si la fístula no es demasiado profunda, se realiza una fistulotomía. Durante esta cirugía, se abrirá la vía de la fístula para permitir la cicatrización desde abajo hacia arriba. La cirugía puede requerir la división de una pequeña porción del músculo del esfínter.

Recuerda que un diagnóstico temprano y oportuno es clave para tratar con éxito cualquier enfermedad.

Dr. Adolfo Navarro